Acidificación: ¿es realmente peligrosa para el organismo?

Agregado:2024-04-23

El cuerpo humano es un sistema de dependencias mutuas que están influenciadas en gran medida por factores externos. Sus efectos nocivos se eliminan mediante una serie de mecanismos de defensa propios del organismo, que pueden fallar en caso de negligencia multifacética, como por ejemplo una acidificación crónica del organismo.

¿Cómo comprobar el pH de tu cuerpo?

El cuerpo humano no tiene un pH general único: diferentes órganos requieren diferentes ambientes. La reacción ácido-base se evalúa mediante una escala que va del 1 al 14, donde los valores inferiores a 7 indican una reacción ácida, los valores iguales a 7 son neutros y los valores superiores a 7 son alcalinos. El determinante básico del pH del cuerpo es la sangre. Su pH oscila entre 7,35 y 7,45; el rango es estrecho y las desviaciones de la norma pueden causar una serie de consecuencias desagradables. El pH de la sangre sólo se puede comprobar mediante una prueba de laboratorio. Sin embargo, una medición rápida y eficaz del pH, que indica el estado del cuerpo, es el pH de la orina, realizada en el laboratorio y en el hogar. El resultado de pH correcto está entre 6,0 y 7,0. Un pH por debajo de este estándar indica acidificación del cuerpo y puede indicar insuficiencia renal, enfisema pulmonar, hipoglucemia, diabetes, problemas intestinales o deshidratación. La orina ácida también puede deberse al consumo excesivo de alcohol, así como a una dieta baja en verduras y que contenga mucha carne y azúcares. El PH en casa se puede leer utilizando tiras especiales analizando la orina. Vale la pena prestar atención a su calidad, solo aquellos con una escala densa dan la oportunidad de leer un resultado confiable.

¿Qué influye en la acidificación del cuerpo?

Dieta

La comida procesada, llena de conservantes y xenobióticos, no es buena para la salud. En el proceso de cultivo y producción de nutrientes se utilizan formaldehído, benceno hexano, glifosato y muchas otras sustancias químicas. El formaldehído, comúnmente asociado con la formalina (un conservante fuerte), se utiliza en la extracción de azúcar para prevenir el crecimiento de bacterias y moho. Además , se produce en el cuerpo humano, constituyendo una fuerte neurotoxina, durante la descomposición del metanol derivado del aspartamo (un edulcorante muy conocido), utilizado en muchos productos "light", "zero", bebidas dulces, chicles e incluso medicamentos (jarabes, sobres y pastillas). El hexano y el glifosato son sustancias químicas que pueden contener trazas en los aceites vegetales . La presencia de hexano bloquea la absorción de aminoácidos y, por tanto, dificulta el proceso de digestión. El glifosato puede contribuir al cáncer y muchas otras enfermedades que atacan el sistema nervioso. Quizás comer una barra de chocolate o usar aceite vegetal de vez en cuando no haga daño. Sin embargo, con la multiplicación de ingredientes artificiales y la dosificación regular de venenos, una dieta rica en carbohidratos se convierte en una bomba de tiempo, cargada de potenciadores químicos que perjudican el funcionamiento adecuado del cuerpo.

Metales pesados "libres"

Todos los días nos exponemos a metales pesados; es inevitable. El aluminio, que se encuentra habitualmente en los desodorantes antitranspirantes, el papel y los platos de aluminio, los cereales, el queso amarillo, la sal, las especias y los tés, se acumula en el organismo y provoca síntomas graves de intoxicación. Sus efectos adversos incluyen: inhibición de la absorción de calcio, dificultad para metabolizar la vitamina D, "sacar" magnesio y potasio del cuerpo, debilidad general, mareos, sudoración excesiva, anemia, náuseas, estreñimiento, diarrea y enfermedades neurodegenerativas. El pH ácido aumenta la absorción de Al porque este elemento tiene mejor solubilidad en pH ácido , mientras que el cuerpo elimina automáticamente el exceso de Al en la orina. Vale la pena saber que más del 95% del aluminio es eliminado por los riñones, por lo que su eficiencia es crucial para mantener la salud.

Microbioma descuidado

El cuidado de los intestinos es la base de un enfoque holístico de la salud, y uno de los factores más importantes que influyen en el estado de los intestinos es la dieta y el estilo de vida. Además de los alimentos consumidos y digeridos, que pueden quedarse en el intestino y pudrirse, también existe el estrés, los estimulantes y los medicamentos. Todo esto puede resultar en intestino permeable, en el que los metales pesados penetran en el torrente sanguíneo, convirtiéndose en neurotoxinas que atacan al sistema nervioso. En promedio, un intestino sano está habitado por aproximadamente 600 cepas diferentes de bacterias. Por ejemplo, una persona que sufre de autismo tiene sólo alrededor de 200 de estas cepas y son las bacterias las responsables de mantener la homeostasis del cuerpo. Una cantidad demasiado pequeña y una baja diversidad del microbioma significan que el cuerpo no puede hacer frente al impacto negativo de los estímulos externos. Por lo tanto, para sostener los intestinos y hacerlos confiables, es necesario asegurarse de que estén adecuadamente poblados de bacterias. En la práctica, esto significa eliminar los factores que alteran el equilibrio bacteriano y proporcionar al organismo buenas cepas mediante probióticos. La bacteria narina es eficaz para mantener la homeostasis bacteriana intestinal. La cepa no patógena de E. coli ayuda a eliminar los microorganismos patógenos y bloquear su paso al torrente sanguíneo. Lactobacterium mazuni Karine Str.2 ayuda a crear un ambiente desfavorable para el crecimiento de hongos. Por ello, la suplementación con Narum Fast, Narum Forte o Matsun es necesaria para mantener la salud y el equilibrio de la flora bacteriana.

El abandono cotidiano y sus consecuencias.

Lo que comemos es crucial porque afecta una serie de procesos en el cuerpo. Una dieta compuesta principalmente de hidratos de carbono, rica en azúcar y cereales proporciona un rápido y elevado aumento de energía. Según las necesidades, su excedente se almacena en forma de tejido graso. Además, el exceso de hidratos de carbono provoca fluctuaciones y descensos de la glucosa en sangre y ataques de "hambre de lobo", que a su vez sobrecargan pesadamente el páncreas debido a la producción continua de insulina. Los productos altamente procesados y ricos en azúcar alimentan a los parásitos y crean un ambiente ideal para que vivan, lo que resulta en su propagación en el cuerpo. Los parásitos producen sustancias tóxicas, roban al cuerpo vitaminas y oligoelementos y succionan lo que se necesita para mantener el equilibrio. Al final, se asientan en los órganos, perjudicando su función. Otro dato: como consecuencia de unos hábitos alimentarios inadecuados, se produce una mayor cantidad de ácido úrico, que se neutraliza en los riñones y se utiliza calcio para eliminarlo. La deficiencia de este mineral en la dieta hace que sea sustraído de los huesos, lo que provoca fracturas y, en el futuro, osteoporosis. También hay que añadir que los hábitos alimentarios desfavorables, los medicamentos y los antibióticos a largo plazo pueden provocar fugas intestinales, a través de las cuales proteínas tóxicas no digeridas y otras sustancias, como los metales pesados, pasan al torrente sanguíneo. El aluminio, el mercurio o el plomo que llegan al cuerpo, por ejemplo a través de los alimentos, se "liberan" en un ambiente ácido, creando una neurotoxina que ataca el sistema nervioso. Como resultado, aparecen síntomas negativos que empeoran el bienestar y pueden convertirse en una enfermedad grave.

¿Cómo desacidificar el cuerpo?

El pH corporal ideal debe estar en el rango de 6 a 7,0. Con una exposición tan enorme a factores destructivos y su variabilidad, mantener la reacción ácido-base normal requiere perseverancia y coherencia en el cambio del estilo de vida. El nivel de pH se puede controlar utilizando tiras de pH en orina . Vale la pena elegir tiras con una escala "densa" para que el resultado sea lo más preciso posible, con el menor margen de error posible. Estas tiras están disponibles en mynarum.com . Gracias a ellos podrás comprobar fácilmente, en casa, la eficacia de tus acciones en favor de la salud. Los cambios deben comenzar con su dieta. Las comidas deben consistir en un 80% de productos alcalinos (principalmente verduras y algunas frutas) y un 20% de productos ácidos (productos animales o de cereales); consulte la lista en el enlace debajo del artículo . Además, es importante la calidad de los ingredientes y el método de preparación de la comida; Vale la pena utilizar productos ecológicos y renunciar a la vajilla de metal y a las cocinas de inducción. Una dieta nutricional se complementa con suplementos de calcio en una forma de fácil digestión. El calcio de Narum enriquecido con biominerales ha sido fermentado por bacterias, gracias a lo cual su eficiencia de absorción es alta. Además , la limpieza regular ( Narum OffToxic y Detox ) , la suplementación con probióticos para mantener el equilibrio bacteriano (Narum Fast y Narum Forte ), el uso de la sauna y la exposición frecuente al aire fresco y no contaminado proporcionarán un gran apoyo al cuerpo. Vale la pena enfatizar que sin eliminar los factores que conducen a la acidificación, ningún suplemento o tratamiento producirá los efectos deseados.

Así como el cuerpo humano constituye un todo, todos los factores mencionados anteriormente son elementos de un rompecabezas que, en última instancia, causan enfermedades y disfunciones del cuerpo. Tenemos control sobre muchos de estos factores, por lo que vale la pena empezar a cambiar hábitos en pequeños pasos para preparar adecuadamente el ambiente interno y facilitar el proceso de autocuración del cuerpo.

Enlace a la lista de clics

Bibliografía:

Influencia de la nutrición en el equilibrio ácido-base-aspectos metabólicos. Remer T. 2001

Ingesta de proteínas dietéticas y función renal. Martin WF, Armstrong LE, Rodríguez NR, 2005

Equilibrio ácido-base. H. Ciborowska, 2014,

Informes de toxicidad de formaldehído de estudios in vitro e in vivo : revisión y datos actualizados

Leticia Bernardini   , Eduardo Barbosa   , Mariele Feiffer Charão   , Natalia Brucker   , 2020.

Copyrights © de Vitaway LLC, Vardanansts str., carril 2, edif. 39/4, 0010, Armenia

El contenido presentado tiene fines informativos y no reemplaza el tratamiento médico. Podrán ser utilizados por los usuarios únicamente bajo su propia responsabilidad. Recomendamos consultar a un médico.